Síguenos en nuestras redes

Educación Virtual Escolar VS Presencial. ¿Cuál ha sido el impacto en el proceso educativo durante el último año?

Hace más de un año,  el Covid-19 llegó a nuestras vidas para darle un giro a todas las dinámicas  y rutinas a las que estábamos acostumbrados. Tuvimos que adaptarnos, casi de forma inmediata, a una nueva normalidad. Luego de un año de pandemia, estamos viviendo una realidad completamente diferente, donde el distanciamiento social y  la virtualidad siguen direccionando el contexto. 

Por esto, las  instituciones educativas han tenido que transformarse rápidamente y desarrollar estrategias que desde la pedagogía escolar les permitan continuar garantizando una educación de alta calidad en los nuevos escenarios.  Sin embargo, alcanzar este objetivo no ha sido una tarea fácil.  Estudiantes, padres de familia y profesores  han tenido que enfrentarse a diversos retos que han estado presentes en todo el proceso de adaptación, trayendo consigo un gran impacto en la vida de todos.

Retos para una educación efectiva

Desde casa o en el aula, uno de los retos más importantes, ha sido optimizar todos los procesos y recursos a disposición del estudiante para hacer de sus clases un espacio ideal de aprendizaje. La forma de enfrentar este reto por parte del Colegio Jefferson ha sido mantener  y priorizar la calidad en todos los procesos educativos.

Juan Pablo Caicedo Serrano, nuestro rector, ha confiado plenamente en la implementación de las metodologías digitales, las cuales han sido adaptadas según la modalidad 100% virtual o de alternancia. En este sentido, el trabajo que el Colegio desde hace varios años ha estado realizando para fortalecer las competencias digitales de los estudiantes ha sido clave y ha facilitado los procesos, especialmente con los alumnos de Junior  y Senior.

La coordinadora de Primary, Dolly Rojas, sostiene que en la transición hacia la virtualidad se presentaron desafíos de diversa índole para todos, en especial para los padres porque no sabían qué pasaría con la educación escolar de sus hijos y cómo se manejaría la situación. La experta en educación, afirma que para lograr los objetivos pedagógicos propuestos en poco tiempo, fue importante lograr una sinergia entre todos los actores de la comunidad Jefferson. “Escuchar y entender las necesidades y temores de los padres, nos permitió ajustar cada vez más el plan de trabajo para  hacer efectiva su ejecución, en el direccionamiento de nuevas estrategias digitales”, explica y añade que el reto ha sido desarrollar habilidades de autoaprendizaje en los estudiantes que aunque son guiadas siempre por los maestros, les permiten tener un rol activo en sus propios procesos.

Además, la participación activa de los padres de familia ha sido un factor clave de éxito en los procesos de adaptación virtual. En conversaciones con ellos, manifestaron que si bien fue complejo al principio, han logrado superar el reto y adaptarlo a sus dinámicas.  “Al inicio de la cuarentena fue un poco difícil porque yo también trabajaba en casa y no tenía un lugar propicio para trabajar, ni mi hijo para estudiar, fue todo un proceso lograr adaptarnos los dos a esta situación. Sin embargo,  esto hizo que el respeto por el tiempo de cada uno, sus horarios y dinámicas,  tuvieran más importancia dentro de la casa”, afirmó Nathalie Vargas, madre de familia Jefferson. 

INICIO DE LA ALTERNANCIA

Desde febrero de este año fue posible dar inicio a la modalidad de alternancia, donde los estudiantes regresaron presencialmente al campus. En este proceso, los padres de familia han continuado siendo un apoyo incondicional. Aún cuando algunos aún sienten temor por el contexto,  ha significado un gran alivio para ellos saber que poco a poco sus hijos se reintegran a las actividades escolares, socializan con sus compañeros y equipo del Colegio,  sin dejar de lado las medidas de bioseguridad.  “Estoy muy contenta. Me da mucha tranquilidad ver a mi hijo llegar feliz del Colegio. Definitivamente los momentos de presencialidad le permiten dispersarse al ver sus compañeros, disfrutar el campus y jugar en los recesos. Sin duda, ha representado un impacto positivo inclusive para toda la familia”, sostiene Vargas, 

Diana Marcela Galvis y José Olmedo Manjarrés, padres de tres estudiantes que se encuentran en transición, 6th y 11th, también compartieron su experiencia en medio de la educación virtual y en alternancia. “Nos ayudó mucho saber que se estaban buscando soluciones rápidas para continuar con las actividades escolares, hemos podido evidenciar un esfuerzo gigantesco de parte de todos los miembros del Colegio y eso hace que podamos confiar más en el trabajo que realizan”, sostienen y afirman que sintieron mucha empatía por parte del colegio en los momentos difíciles.  

Del mismo modo, afirman que la modalidad de alternancia tuvo grandes beneficios para su familia. “En especial con Elena que es la más chiquita, pudimos ver el cambio en sus comportamientos. Llega completamente recargada de sus clases presenciales. Ver a sus compañeros así no puedan tener mucho contacto físico, es para ella lo máximo”, sostiene Diana Por su parte,  José Olmedo recalca que sin duda se han incrementado los niveles de responsabilidad y autonomía en sus hijos, especialmente en Gabriel de 6th y Mariana de 11th. Además, recalca el trabajo de los maestros. “La sinergia que existe entre todos los profesores es increíble y está garantizado sin duda un nivel académico alto. Un factor clave en toda situación ha sido sobre todo el factor humano que siempre ha estado presente”, afirmó Manjarrés.

El desafío que tienen los estudiantes

Para Juan Pablo Caicedo,  rector,  el desafío más grande ha sido para los estudiantes. “Es importante resaltar que la educación virtual estaba pensada, en su gran mayoría, para adultos en educación superior. Así que para los estudiantes que están en la etapa escolar ha sido todo un reto lograr ese nivel de autonomía y desenvolverse en un mundo más digital”, sostiene.

Para Nicolás Echeverri, estudiante del grado 12th,  personero del Colegio y quien actualmente se encuentra inscrito en el modelo de alternancia,  una de las cosas que más dudas le generaba al iniciar sus clases virtuales era la cercanía con sus profesores pues temía que se perdiera esa inmediatez en los procesos de comunicación, y ese factor humano que tanto caracteriza al colegio. Contrario a sus temores, encontró un ambiente idóneo para continuar su desarrollo. “Creo que existen tres factores fundamentales que me han ayudado en mi desempeño académico en la virtualidad. En primer lugar, la comunicación ha sido muy fluida y me ha permitido entender en su totalidad todo. Segundo, el respaldo encontrado en el colegio para lograr un proceso de adaptación y por último, el compromiso que ha tenido cada estudiante frente a sus responsabilidades porque con eso la dinámica del grupo ha podido realizarse de la mejor manera”, explica.

Sebastian Arboleda, estudiante de grado 11th quien se encuentra en modalidad 100% virtual,  estuvo un año en un intercambio fuera del país  y al regresar se encontró con la situación creada por la pandemia. Arboleda sostiene que desde el principio consideró la educación virtual como una gran alternativa y al experimentarla, pudo sentir el acompañamiento y esfuerzo del equipo pedagógico del Colegio Jefferson. “La virtualidad 100% no disminuyó mi nivel en el proceso educativo  por el contrario, abrió nuevos horizontes que me permitieron profundizar en las competencias digitales e investigativas”, sostuvo. Además, afirma que su relación con sus padres logró estrecharse aún más gracias al tiempo para compartir que la virtualidad les otorgó.

Impactos más allá de la tecnología

La apuesta de nuestro Colegio,  además de brindar una educación de alta calidad, es una enseñanza integral a la vanguardia. Lo que funcionaba hasta hace poco, no necesariamente da los mismos resultados ahora. Por ello, es necesario reinventarse no solo en procesos educativos sino también en fortalecer  nuestras habilidades como la creatividad, capacidad de investigación, flexibilidad y la resiliencia para seguir adelante, aún sin la claridad de un futuro totalmente planeado como estamos acostumbrados. De allí el esfuerzo y compromiso de los maestros al preparar las clases, quienes han adaptado su conocimiento a las plataformas virtuales. Un programa educativo regularmente podría tardar 6 meses en consolidarse,  el gran reto para los profesores fue desafiar ese tiempo por la inmediatez requerida para lograr continuar con nuestro propósito de educar.

Es importante mencionar que entre las razones por las cuales el Colegio ha logrado mantener su calidad educativa, se encuentra el desarrollo y favorecimiento la construcción de la autonomía, el trabajo colaborativo, la estructuración de proyectos integrales en los que los estudiantes pueden relacionar los conocimientos de todas las ciencias en contextos reales, entre otros. Por medio de estas estrategias, el equipo pedagógico ha proporcionado a los estudiantes, una base sólida para la adaptación en las modalidades que se están experimentando durante la pandemia y que seguramente seguirán representando nuevos retos educativos.

La educación escolar virtual y la alternancia, que requieren cada una estrategias diferentes para llevar a los estudiantes a un mismo objetivo, se han convertido entonces en dos modalidades clave para el desarrollo de la implementación de estrategias innovadoras en  el Colegio Jefferson. “Los invito a tener la apertura para confiar, sacar el mayor provecho y disfrutar de las experiencias que nos brinda el mundo.  Hay maneras diferentes para apostarle a la educación, no sólo la que como padres recibimos o como docentes nos enseñaron” culminó Juan Pablo Caicedo, rector de la institución bilingüe. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir en