Síguenos en nuestras redes

No es igual formarse en un colegio bilingüe que aprender inglés. Conoce las diferencias

No Es Igual Formarse En Un Colegio Bilingue Que Aprender Ingles

Aprender otro idioma en la actualidad, se ha convertido en una necesidad latente para todos. El uso de una segunda lengua nos puede ayudar a tener mayores oportunidades a nivel laboral, académico, cultural y personal. Es por esto que cada vez hay más padres de familia que le apuestan al aprendizaje temprano de un segundo idioma para sus hijos.

De allí la importancia de identificar las ventajas de una educación anticipada en otros idiomas, que sin duda potencian notoriamente la capacidad intelectual de los niños. Conoce en el siguiente artículo las principales diferencias entre formarse en un colegio bilingüe y aprender Inglés:

Un proceso que inicia en la niñez

 El bilingüismo se ha venido fortaleciendo con el tiempo. Por ejemplo, gracias a los cambios que se han presentado en Colombia durante los últimos años, cada vez vemos más oportunidades laborales y académicas que requieren tener al menos dominio de una segunda lengua; siendo el inglés la más solicitada. Por esta razón, la enseñanza de este idioma debe estar presente desde el primer momento en que los niños inician su proceso de aprendizaje.

Es común escuchar que los menores tienen una capacidad cognitiva mayor que una persona en la etapa adulta y esto es debido a que el cerebro genera más conexiones neuronales en los primeros años de vida. Por esto,  se debe optimizar al máximo el aprendizaje y entendimiento del lenguaje, en especial de los cero a cuatro años. Por esta razón, los colegios enfocados en el bilingüismo hacen uso de herramientas educativas como las artes plásticas, la música y actividades lúdicas para vincular los idiomas y ayudar al estudiante a familiarizarse con un idioma diferente a su lengua madre.

Es importante resaltar que la estimulación visual, auditiva y sensitiva ayuda mucho a los estudiantes a ser conscientes del nuevo lenguaje pues en general un primer contacto a través de sonidos, acentos y gestos propios del lenguaje que abre el camino para más adelante llegar al proceso de la escritura.   Muchas veces los padres no logran identificar en su totalidad, a partir de qué momento sus hijos hablan inglés, esto se debe a que la enseñanza en los colegios bilingües se basa en influir en sus procesos de pensamiento, volviéndose un proceso natural del estudiante, es decir, pensar todo el tiempo en inglés y asimismo tener un alto nivel cognitivo. Esto no ocurre generalmente cuando se aprende inglés de manera aleatoria, pues se evidencia una metodología pensada más desde la estructura del idioma y no desde su funcionalidad.

De allí que cada idioma contenga ciertos códigos propios del mismo, ocupando gran parte de nuestra memoria y activando varias áreas del cerebro en el momento que hacemos uso de esta información. Hablamos con Claudia Ampudia, coordinadora pedagógica del Colegio Jefferson, quien nos contó que los niños desarrollan la habilidad de decodificar en distintos idiomas debido a su elasticidad mental, ya que utilizan la misma zona del cerebro para almacenar el inglés y el español, a diferencia de las personas que aprenden un segundo idioma en la edad adolescente o adulta, porque requieren dos áreas neuronales lo que hace más demorado el proceso de  aprendizaje.

El idioma como apertura cognitiva

Una de las grandes diferencias entre estudiar en un colegio bilingüe y aprender inglés, se debe al contexto. Según Claudia Ampudia, el lenguaje debe ser aprendido bajo realidades sociales y culturales, que le permitan al estudiante expandir su forma de ver el mundo a través de los diferentes contextos del entorno. Mientras que al aprender inglés de manera aislada será más difícil porque su nivel de inmersión no será el mismo, aprendiendo inglés de forma desarticulada y no integralmente.

De igual modo, la aplicación de uno o varios idiomas trae grandes impactos en la vida del estudiante. Una de las principales, es el incremento de la capacidad de comunicación, lo que lleva al aumento de la creatividad, flexibilidad, tolerancia y una mentalidad más receptiva del mundo. A esto se suma la habilidad de realizar varias tareas al tiempo, pues el cerebro está constantemente activo en ambos hemisferios donde se mueve el lenguaje.

También, es vital resaltar que el lenguaje permite fortalecer el interculturalismo, poder compartir con personas de otros países, realizar intercambios escolares más rápido que otros niños, e incluso leer textos en inglés a edades muy tempranas, les facilita la adaptación a diferentes ambientes, a partir de una conciencia metalingüística.

Es por esta razón, que para los colegios bilingües su prioridad está en crear espacios propicios de formación para todos los estudiantes, a través de estrategias educativas como los debates, lo que posibilita tener una postura crítica frente a las diferentes realidades incluso de otros países.

Como conclusión, formarse en un colegio bilingüe tiene grandes beneficios por el nivel de exposición que tiene el estudiante; al aprender otra lengua puede tener una mayor habilidad en áreas como la lectura, escritura, comprensión auditiva y expresión oral. Logrando así un conocimiento aplicado en la cultura de forma global, diferente a una enseñanza del inglés por ejemplo en la preadolescencia donde los niveles de atención, y recepción de esta información disminuyen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir en