Síguenos en nuestras redes

Nutrición en familia

Nutricion en familia

La pandemia que actualmente afecta al mundo y las nuevas dinámicas que han surgido entorno a ella, han cambiado los hábitos alimenticios de las familias. El aumento de las porciones y la reducción de la actividad física ha logrado elevar los índices de sobrepeso alrededor del mundo. Conozca aquí cómo garantizar una nutrición adecuada para su familia. 

Además de lograr un mejor crecimiento y desarrollo para los niños y jóvenes, una alimentación equilibrada en familia les enseñará a los menores como elegir adecuadamente sus alimentos y les permitirá adoptar una vida más sana. “Los niños no aprenden por obligación sino por imitación, así que los padres somos quienes debemos dar ejemplo para ellos en la mesa”, sostiene Lina Valencia, nutricionista dietista, magíster en Epidemiología y creadora de Nutrición en Movimiento. 

En tiempos de pandemia, este ejemplo se hace fundamental para preservar la salud de los más jóvenes. Por ello, la experta en nutrición y egresada Class of 2002, enlista una serie de tips que le permitirán tanto a mamá como a papá, transmitir los mejores hábitos a sus hijos:

  1. ¡Todos juntos!

Involucrar a los niños en la compra, preparación y planeación de los alimentos, aumenta su interés y despierta en ellos curiosidad. Además, los hace sentir partícipes de una tarea importante en la casa. Este, es un gran mecanismo para concientizar a los niños y jóvenes sobre la importancia de una buena nutrición.

  • 1. Role model: 

Es esencial que los padres adquieran los hábitos alimenticios que quieren ver en sus hijos. Optar por una dieta baja en dulces o grasas saturadas, es la mejor opción.  Además, esto contribuirá a mejorar la salud de todos los miembros de la familia y evitar enfermedades como obesidad, problemas de hipertensión o cardíacos. 

  • 2. Elegir alimentos adecuados:

La alacena de la casa será el reflejo de los hábitos de nuestros niños, no tiene nada de malo de vez en cuando consumir alimentos más dulces o calóricos, pero si estos hacen constantemente parte de la cotidianidad y están al alcance de los niños, estos serán los que elegirán. Una buena idea es primar las frutas, verduras y proteínas en la alacena.

  • 3. Asociaciones positivas:

No se debe obligar o premiar con comida. Esto ocasionará que los niños y jóvenes creen un vínculo negativo con su alimentación. 

  • 4. Paciencia y amor:

La comunicación y el ejemplo serán siempre la clave del éxito. Poco a poco, los niños y jóvenes aprenderán a elegir por su cuenta alimentos que contribuyan a su salud. 

Estos pasos sumados a un racionamiento adecuado de porciones y a una vida activa, permitirán que pese a estar en casa, podamos conservar nuestra salud y la de nuestros seres queridos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir en